ALGUNAS DE LAS IMÁGENES AQUÍ PUBLICADAS SON DE LA RED, SI ALGUIEN DESEA QUE LAS QUITE, LO HARÉ. GRACIAS

VÍDEOS INTERESANTES

viernes, 1 de diciembre de 2017

Relato de Navidad para el Blog Acompáñame. "La croqueta de Navidad".

Opinión: 
LA CROQUETA DE NAVIDAD

Concretamente este relato comenzó una mañana  de Invierno y terminó esa misma mañana de Invierno.
Todo sucedió muy rápido, más rápido de lo normal y sin premeditación ni alevosía.

La pequeña niña “Ho Chi Ming” caminaba de regreso a su casa después de hacer su clase de Zumba en el conocido gimnasio de su localidad. Era el único gimnasio, que todo hay que decirlo.

El caso es que ella caminaba y venía del gimnasio, eso no me lo podréis negar, tal vez lo soñé pero, por si no, aquí os lo cuento y es tan verídico como que hoy hace sol.

La niña escuchó como unos gemidos y miró a su alrededor.

No había nada, nada a la vista.

Y siguió caminando.
Pero no mucho, los gemidos se intensificaron.
Harta ya de mirar alrededor, la niña pensó en mirar hacia arriba, era la última opción que le quedaba, teniendo en cuenta que las otras no habían dado ningún resultado satisfactorio.

Lo que vio le alegró el día.
Por algún “raro” motivo, había un perrito subido a un árbol y se estaba resbalando. Estaba a punto de caer al vacío y la niña corrió como nunca jamás había corrido para, en el último momento, amortiguar la caída del perrito.
Ya había hecho su primera acción del día.

Ahora faltaba la segunda.
Con su mejor sonrisa caminó hacia su casa con el perrito en brazos.
Con su mejor sonrisa se lo enseñó a su madre “Chu Lin Chun”.

“Chu Lin Chun” también mostró su mejor sonrisa.
-                _Qué bueno, te traes la cena de Navidad.

La niña miró aterrorizada a su madre, la niña no se había acordado que vivía en Vietnam, ni que un plato suculento era “Perro a las tres delicias”.
No, no podía consentir eso, jamás de los jamases. No había rescatado al perrito de una muerte segura para mandarlo a la sartén.
-                  _Pero mamá, si no es un perro, es un gatitooooo. Nosotros no comemos gatos, ¿recuerdas? Nuestra religión nos lo prohíbe.
-                  _¿Qué tonterías dices niña? Eso es un perro desde que nació, tiene cara de perro, ojos de perro, rabo de perro y ladra como un perro.

El perrito, que no era tonto, solo pudo hacer una cosa, su último intento.
-                 _¿Miauuu miauuuguamiauguauaau miauuuuu?
-                 _¿Ves mamá? Es un gato, un gatoooooooooooooo.

Y empezó a patalear y forcejear.




-          Despierta Lucía. Estás teniendo una pesadilla. Eso te pasa por haberte atiborrado de CROQUETAS. Ya te dije que es Navidad y que lo suyo es comer polvorones.
La niña en lo único que pensaba en ese momento es que, desde ese mismo instante, se haría vegetariana.

-                  _¿Miauuu auauau auuuu?
-                  _Calla gato, de buena te has librado en mi sueño –le dijo a su gato, más parecido a un perro que a cualquier cosa de su especie.
-                _Mauuuu –dijo el bicho raro ese y ronroneó.

 


Pues FIN.




miércoles, 29 de noviembre de 2017

Certamen de Navidad organizado por Anescris para el blog Acompáñame.

Opinión: 
Hola hola. Qué raro yo por aquí. Hacía tiempo que no os martirizaba con nada y bueno, hoy lo haré pero por "culpa" de una propuesta que nos hace Anescris.

 Dicha propuesta, o reto, viene desde el blog Acompáñame y es con relación a estas fechas navideñas. Se trata de hacer algo que hace tiempo no hacíamos y que los seguidores sabréis más o menos de qué se trata.

Ni más ni menos es hacer un relato de Navidad (ORIGINAL, es decir: NO COPIADO DE NINGÚN SITIO) y enviar una imagen navideña (NO COPIADA DE NNGÚN SITIO).
Venga, qué os cuesta, estáis todo el santo día con el móvil en la mano echando fotos hasta a las hormigas, ¿para qué copiar una imagen de cualquier página si tú mismo puedes captar de tu propia mano cualquier mísera imagen? 
Hay que ser creativo.

Aparte de la bronca y todo eso, aquí os dejo el enlace para leer mejor lo que nos quiere pedir nuestra amiga  Anescris.

ENLACE

Como os daréis cuenta, es fácil encontrar el enlace, si ya solo falta que os haga click yo, hay que ver qué vagos os estáis volviendo desde que os tengo abandonados.


Y aquí tenéis el cartelito, que podréis poner también en vuestro propio blog para que más gente lo vea y pueda participar.

Desde este mismo momento os doy las gracias por ayudarnos a difundirlo y por vuestra participación.

Ya tengo pensado un poco del relato, concretamente pienso en la letra A.
Bueno, ahora que dije concretamente... En realidad estoy pensando en croquetas.

¿Y si, ahora mismo, me envuelvo la manta a la cabeza y me arriesgo a hacer ya el relato y lo llamo "La croqueta navideña?

¿Qué puede salir mal?

¿Todo?

Pues no lo sé, ahora que me habéis dado la idea solo falta realizarla, algo saldrá.

La imagen pues no tengo ni idea pero eso no es raro en mí.

Bueno, no perdáis más tiempo, id pensando en el relato y tal que el 7 de enero llega ya mismo.

Un saludo desde "Una mancha del lugar...".

lunes, 25 de septiembre de 2017

Tamara, la domadora de dragones 2017. La liebre Juana. jijijiji

Opinión: 
Ah pero…

Tengo que suponer que no te lo has creído.
Estoy seguro de que habrás estado esperando por si salía algo más.

Quizás te hayas cansado de esperar y te hayas dormido sabiendo que no doy para más.
Una de esas cosas desearía que hubiera pasado.
Imposible será que mi plan haya salido bien.
Es fácil que no hayas pegado ojo revisando mi blog o Acompáñame por si te quise timar.
Raro es que me salgan los planes bien, por eso ni los planeo.
Otra vez será mi querida profe Tamara, no me sale ningún relato para ti este año, descansa.




 Resultado de imagen de descansar












Pues sí que tenía FRÍO el escritor ese día pero bueno, como él no tenía que hacer otra cosa que escribir y su Alter Ego, es decir yo, no tenía más misión que trolear, pues no había ningún problema, los protagonistas, las plantas, bichos y cualquier cosa que salga en el relato, harán todo el trabajo sucio.

AVISO:

Esto es ficción, no se puede abrazar a los protagonistas, ni comérselos, ni cazarlos ni nada.

QUEDA TERMINANTE PROHIBIDO echarles de comer, hablarles, enseñarles a decir tacos ni poner la telenovela delante de ellos.

Si no respetas eso, es que no sabes que son PERSONAJES DE FICCIÓN, creados por la calenturienta mente de alguien rematadamente travieso.





 Resultado de imagen de personaje de ficción













Como travieso era Rufián y más, cuando, esa misma noche, tras sus travesuras diarias de costumbre, descubrió que él no era como los demás niños.

No solo por tener bigote pelirrojo a los 10 años, ni siquiera aunque hubiera sido bigote negro tipo Dalí o similar.
No. No era por eso, esa no era su diferencia.

Él era un brujo.
¿Qué por qué lo sabía?

¿Cómo lo supo Harry Potter? ¿eh? ¿eh?

Espero que me lo digáis porque yo no me acuerdo cómo lo supo.
El caso es que Rufián lo supo por accidente.

Accidente para el gato, claro está.

Mientras caminaba hacia su casa, apedreando gorriones, como de costumbre, vio que se le cruzaba un gato negro mientras esquivaba una escalera. Sí, era un día 13 (me da igual qué era de la semana, para nosotros, martes y 13 y para otros, pues viernes 13, el caso es estar todos contentos y ser conscientes de la peligrosidad que tienen esos días).
Sí, reconozco que el gato no debió de bajar del tejado ese día.
También lo reconoció él sinceramente en el país de los ratones (muertos).
Rufián, todo pundonor y caballerosidad, deseó que el gato se convirtiera en ratón y que un ratón se convirtiese en gato siamés de 18 kg por metro cuadrado.
Ese pedazo ratón, con aspecto de vigilante de seguridad diferente a los del Carrefour y los del inserso, más bien con aspecto tipo PORRÚO,

Resultado de imagen de EL PORRUO

 aprovechándose de su nueva personalidad gatuna, decidió vengarse del gato convertido en ratón.

Y se vengó.

Y Rufián disfrutó y luego se sorprendió.
No por mucho tiempo, estaba ya cerca de su casa.
Su padre le miró, se dio cuenta de la situación y le sentó en una hamaca tipo redneck del Missisipi o yo qué sé, algo de eso. Si no he salido de mi pueblo, voy a saber yo de cosas de fuera… Qué atrevida es la confianza en mi inteligencia y sabiduría, no deberíais contar con eso respecto a mí.

A lo que íbamos.

Rodolfo Rufián se puso muy serio y se atusó el bigote pelirrojo tipo Charlie Chaplin.
-          -Hijo mío, ya veo que adquiriste el Poder de Brujo, ese Poder que solo lo tienen las terceras generaciones de nuestra familia cada 50 años. Sé que lo vas a usar con toda la crueldad posible y que no tendrás ningún remordimiento. Yo sé que haces bien, que harás bien y te ayudaré a ser un gran brujo.
-         -Psschee. En realidad tampoco es que me haya hecho falta nunca tener ningún Poder especial para ser el puto amo. En el colegio nadie me tose sin quedarse sin dientes o con la nariz rota -contestó Rufián hijo a su padre.
-          -Bueno hijo pero un padre es la guía que todo hijo necesita. Eres mi hijo, que no se te olvide eso nunca.

Rufián hijo se miraba mientras las uñas de los dedos pensativamente y, como gente pensante que era, tuvo una feliz ocurrencia. Más que ocurrencia, fue un sueño que tuvo desde su reciente pasado y más tierna infancia.
Chascó los dedos sin darse la menor importancia, pensando en sus cosas y su padre se convirtió en Cubo de Rubik.

Resultado de imagen de cubo de rubik 17x17x17

-          Pues mira por dónde, vas a tener razón. Mataremos dos pájaros de un tiro:
1.-   Ya tengo la independencia.
2.-   Siempre quise aprender a resolver un Cubo de Rubik, gracias a ti, lo conseguiré.
Bueno, también tengo más deseos y los iré realizando despacito, poquito a poquito, suave suavecito –iba cantando mientras una dulce somnolencia se apoderaba de él.
Y se acostó.
Y soñó.
Soñó con días y días completos de travesuras y no tan travesuras.
También pensó en tintarse le bigote de negro pero luego se lo pensó mejor y se quedaría tal como estaba ahora.
Pero para todo esto, de días y días completos, siempre había que empezar por alguno, normalmente con el siguiente día al que estuviera en vigor.
Y llegó ese día.
Esa mañana, Rufián fue al colegio como cualquier día, solo que en vez de ir apedreando gorriones, ahora él hacía que los gorriones apredreasen a la gente.

NO, no os creáis que iban lanzando piedras con las manos.

LOS GORRIONES NO TIENEN MANOS.
Simplemente, cogían la piedra más grande que pudieran sujetar con el pico y la soltaban en la cabeza de cualquier transeúnte.
SÍ, de cualquiera menos de Rufián, que todo hay que contarlo.
Empezaba a ser uno de los días más felices de su vida, Independiente, haciendo travesuras sin esfuerzo, y girando un Cubo de Rubik, ¿qué podía salir mal?
NADA. 
Y ese día iba a colar su “travesura” de sentirse mujer en el cuerpo de un hombre porque, con un chasquear de dedos, se convirtió en una modosita niña con falda de uniforme, con larga melena morena, con… Bueno, con todo lo que conlleva ser una niña.
Por fin… Por fin se podría meter en el W.C. de las niñas y saber por qué tardaban media hora en salir de él.
Por fin descubriría el secreto de que entrasen de 6 en 6.
Por fin…
Y entró.
Por fin entró en ese lugar prohibido.
Un segundo después salió.
Volando literalmente, luego se escuchó la bofetada.
Se suele decir que si escuchas el sonido del disparo es que estás vivo pero yo no sé si ahora mismo, Rufián hubiese preferido sentir el disparo en el cuerpo.
La Soraya cuando pegaba, pegaba gratuitamente, no era cosa baladí que fuese considerada la matona oficial del colegio.
Ni que fuese medio familiar de “El Porrúo”.
Salió enfurecida por la puerta tras el Rufián volante no identificado pero no porque estuviese enfadada especialmente, ella siempre lo estaba durante las 24 horas del día, 365 días al año y la voluntad.
-          -Tú, Rufián. La próxima vez que te disfraces de chica para espiarnos, procura quitarte ese asqueroso bigote.
Rufián decidió dar rienda suelta a su ira y castigar a la única que le daba un poco de miedo, bueno, no tan poco, en ese colegio. La iba a convertir en masa de pizza para que la estirasen, amasasen, aplastasen, lanzasen al aire, la horneasen y bueno, lo que viene tras eso.
Apuntó con su dedo a La Soraya dispuesto para consumar su venganza cuando sintió un tirón de orejas.
-         - Ay Rufián, Rufián, esto que has hecho es muy grave, tendré que hablar con tu padre.
Era la señorita Tamara.
Rufián la miró mientras retorcía las capas de su Çubo de Rubik, sonrió.
-          -Hola señorita Tamara, resulta que estaba pensando yo, por pensar algo, que hoy me voy a divertir mucho, mucho.
Chasqueó los dedos y la señorita Tamara se convirtió en una liebre.
-          -Desde hoy, serás la liebre Juana y yo que tú saldría corriendo porque aquí vienen los galgos.
Chasqueó de nuevo los dedos y varios niños, incluso La Soraya, se convirtieron en galgos.
Menos mal que la señorita Tamara anduvo fina en esos momentos de lapsus mientras niños piensan actuar de galgos.
Ella siempre fue muy liebre en su interior e hizo lo que las liebres hacen casi siempre.
Corrió, corrió como alma que se lleva el diablo.
Los galgos se miraron un poco, rascaron un par de pulgas, se estremecieron de frío porque ese día hacía mucho FRÍO y todos sabemos que los galgos son de lo más friolero que existe… Y corrieron tras la liebre Juana, ex señorita Tamara.
Si bien es cierto que la liebre Juana les llevaba una buena ventaja a los galgos frioleros, también es cierto que los galgos son galgos y, con terreno por delante, suelen tener siempre las de ganar.
Y más, si al frente va una galga, ex matona del colegio, con muy mala leche, toda llena de ira y de furia, sin saber a qué ni a quién.
Rufián sonreía, estaba siendo el día más feliz de su vida y, mientras, retorcía su Cubo de Rubik sin cesar.
La verdad es que todas las historias tienen su fin y el fin llegó.
La liebre Juana estaba acorralada entre una pared y la otra pared de galgos que tenía enfrente. No era su día ese, no. Y hacía frío, mucho FRÍO.
La galga Soraya se adelantó a los demás y abrió sus grandes fauces sin saber por qué lo hacía, el caso era abrirlas y comerse a esa suculenta liebre.
El fin llegó (a su fin, cierto es).

 Resultado de imagen de galgos tras una liebre



-          -Despierta Tamara, es tu cumpleaños -decía Anteapos mientras alargaba un gran regalo artísticamente envuelto.
Tamara se desesperezó como ella solamente sabía hacer, felinamente y sonrió. También sonrió porque no hacía FRÍO ni estaba siendo acorralada por galgos ni nada parecido, estaba sola, en su cama y recién despertada por el bueno de Anteapos, ese dragón con apariencia humana cuando quería.
Sí, había motivos para sonreír. Su cumpleaños, Anteapos de vuelta y regalitos, muchos regalitos intuía.
De repente sonó el timbre de la casa.
-          -Voy yo mientras te vistes -comentó servicialmente Anteapos mientras se encaminaba a la puerta.

Al poco rato apareció Tamara, recién duchada y vestida para enfrentar el día de su cumpleaños de la forma más ortodoxa posible, siendo sábado para más inri, sin clases y todo el fin de semana por delante, eso prometía.
Se quedó un poco congelada al ver quién era el visitante.

-“Puff, qué bigote tiene este niño a sus 10 años. Qué pedazo bigote”.

-          -Hola Rufián, ¿qué te trae por aquí?
Rufián sonrió radiantemente, con esa inocente sonrisa de niño de 10 años, con bigote pero niño de 10 años al fin y al cabo.
-          -Hola señorita Tamara, quise ser el primero en felicitarte por tu cumpleaños pero me conformo con ser el segundo- y alargó un paquete regularmente envuelto a su señorita.
-        -  A ver a ver… Anda, un Cubo de Rubik, siempre quise aprender a resolverlo pero no tengo ni idea.
 Resultado de imagen de dodecaedro cubo rubik
Rufián sonrió angelicalmente, como solamente los niños de 10 años saben hacer, a pesar de tener un bigote que ya lo hubiera querido para él el mismísimo Pancho Villa.
-          -No pasa nada señorita Tamara, yo te enseñaré en el tiempo libre. Aprenderás rápido, ya verás- dijo pensando que no sería así, haría que tardase en aprender para así estar más tiempo con su adorada señorita Tamara.
-        -  Vale, me parece bien Rufián, pero si luego resulto ser más rápida que tú, no te enfades- bromeó la seño.
-          -No pasa nada, por eso no hay problema. Ahora me tengo que ir pero quedamos en eso, el Lunes o por ahí empezaremos después de clase, ya me paso por aquí, cuando termine los deberes, por supuesto…
Y Rufián se marchó.

-        -  ¿Qué te pasa Anteapos? Te veo muy serio.
-       -   Nada, detecto alguna especie de plan oculto en este Rufián.
-       -   Bah, sospechas siempre de todo el mundo, que el bigote no te ciegue. Este niño es un angelito, no tiene segundas intenciones nunca, es altruista, buen alumno y mejor compañero. Los niños son el futuro, no hay nada malo en ellos.
-          -Tú déjales crecer que luego se volverán rebeldes y querrán ser Independientes, se olvidarán de lo que hiciste por ellos- contestó Anteapos.
-          -¿Me estás diciendo que todos los niños son así cuando son mayores?- preguntó airada la señorita Tamara, a punto de mosquearse con Anteapos.
-          -Ciertamente, no todos son así, no todos… Pero venga, que eso no nuble este día, tengamos otro cumpleaños en paz- sonrió Anteapos como él solo sabía hacer y desarmó a la señorita Tamara como siempre sucedía y haciendo que se olvidase de comentar el sueño que había tenido.
-          -Todo irá bien Anteapos, todo irá bien.

Y mientras tanto se escuchaba a lo lejos…


















¡FELIZ CUMPLEAÑOS PROFE TAMARA!

Un año más, aquí me tienes, divagando estas cosas tan raras que se me ocurren.
No sé si te habré sorprendido al cambiar el formato de la sorpresa, la verdad es que ni sabía qué iba a salir de esto, empecé a escribir y mis letras me siguieron, mi Alter Ego andaba por aquí dando la lata, como siempre, a falta de Musas pelirrojas pero sin siliconar, claro está y todo eso.

Y QUE VENGAN MUCHOS MÁS.

Si se puede, te seguiré haciendo relatos, esta vez casi me pilla el toro, esto es a día de hoy 22/09/2017 a las 23:08, cuando tú estarás pensando qué hago que no te digo nada al Whatsapp, cuando tú me dirás dentro de un rato que con quién estoy ligando y que te tengo abandoná.

No pasa nada, tú ya sabes que, como buen cabeza hueca que soy, no te lo tendré en cuenta, y más viendo que pude terminar mi relato y pensando en si te voy a sorprender o algo.
Ahora me tienes aquí, todo nervioso, pensando en qué estará pasando el 25 de septiembre a las 00:00 y algunos segundos, cuando estés leyendo la primera parte del relato y veas que no hay nada más…

Seguiré nervioso pensando en si te creerás que el relato se terminó ahí.
Yo creo que no lo creerás pero dejaré que corra el tiempo y programaré para mediodía a ver si te pillo dormida, aunque con un ojo abierto, como buena liebre que eres.

Ya se verá, todo llega, yo ya estoy nervioso.
Ante todo, espero que te guste y que me gruñas.
Luego ya, que venga lo que quiera.


¡FELIZ CUMPLEAÑOS PRINCESITA!

Tamara, la domadora de dragones 2017. La liebre Juana.

Opinión: 
Tamara, la domadora de dragones:

LA LIEBRE JUANA.

El día estaba bastante revuelto en ese tramo que va desde principios de Otoño hacia el furioso siempre desenlace en el que desemboca el Invierno.

Bueno, no por esa zona, la verdad. Allí el Invierno era meramente simbólico, llegaba pero prácticamente, solo de nombre ya que casi nunca hacía FRÍO.

Este día sí era FRÍO, es más, era MUY FRÍO.

Aunque eso no tiene nada que ver con esta historia, solo es un poco de rollo que os mete el escritor para pasar el rato, la verdad. Nadie le paga para ser sincero, pero él, LO ES.

O NO, tal vez el escritor tuviese frío en esos momentos pero suponemos que no porque él no sabe lo que es el frío, el calor, la pena, la alegría, la paz, la guerra, la valentía, ni el miedo.

Lo que sí es, es temerario, tan temerario que se va a pasar todo este relato dando vueltas y vueltas para, al final no decir nada, así que, si fueses sensato, realmente sensato, dejarías de leer YA.







 Resultado de imagen de fin








Tal vez no sea sensato, y eso te honra. La sensatez es muy aburrida y no lleva a ninguna parte divertida.

Tampoco te quiero decir con esto que este relato vaya a ser divertido, ni tan siquiera me atrevería a decir que pueda ser aburrido. Ni sensato, ni tan siquiera, que sea un relato.

Pero es lo que hay.

En un frío día como este, aunque no haga frío, ni sea de día, ya que son las 00:00 y algún segundo por ahí suelto, tampoco se puede hacer mucho más.

Dadme la razón y ya está, el escritor y yo estamos compinchados y lo que es de uno, es del otro, si yo fallo, él asume mis errores, si él falla, también los asume él. Es la democracia pura y dura la que me impulsa siempre en mis actos.

Me está chivando el escritor que todavía no tiene pensado lo que va a relatar, si al menos le dieseis alguna idea productiva…

Pero va a ser que no, no os veo por la labor.
Todo puede ser que este año no podamos dar la brasa.





 Resultado de imagen de dar la brasa









Tamara se sentía un poco frustrada, hacía tiempo que no sabía de Anteapos y bueno, a pesar de que se 
lo pasaba bien con sus alumnos, no era lo mismo: A ellos no les podía trolear, martirizar, pinchar, sacarles la lengua ni nada similar.

A Anteapos sí, él era muy paciente, no por nada especial. Simplemente era un dragón bonachón, 
también un poco cándido y bastante inocentón, como todos los dragones.

O NO.

Que da igual, Anteapos era lo que era y ya está, dejad de darle vueltas a eso y pasemos a lo verdaderamente importante.

Si lo hay.

Como iba escribiendo antes de que me interrumpierais vilmente, Tamara estaba en fase de reflexión. 

La típica frase de reflexión que siempre hay cuando se acaba el Verano y empieza el Otoño y no es porque lo diga yo en manos del escritor, es que es así.

La profesora dejó de reflexionar sobre eso al darse cuenta que Bartolo, el albino niño de metro ochenta casi de estatura, a sus 11 años, estaba siendo acorralado prácticamente por Rufián, el 
pequeño revoltoso niño que se sentía niña a veces (curiosamente, siempre que quería entrar en el baño de ellas… Ay, este Rufián…).

Rufián era un chico muy inquieto, no atendía nunca en clase y siempre estaba pensando en hacer travesuras a los demás. A sus 10 años, ya tenía bigote y todo. Tipo Pablo Motos, cabello oscuro, bigote pelirrojo. Era un chaval digno de estudio, tanto fisiológico, como sicológico, no por nada en especial, ya que todo en él, era especial.




 Resultado de imagen de bigote pelirrojo niño







Y hasta ahí puedo leer porque no se me ocurre nada más. No soy capaz de improvisar nada, ni siquiera trolear un poco pero bueno, ¿no dicen que la intención es lo que importa? Yo he tenido la intención pero tras varios años de historias de dragones siento que cada vez he ido a menos y para fastidiarlo todavía más, prefiero que sepas que lo intenté, señorita profe Tamara. Tú sabes que a mí me gusta escribirte alguna historia por tu cumpleaños y todo eso. Que me encantaría seguir la historia que comencé hace varios años atrás pero es que ya no sé cómo estirarla más porque cada vez que llega tu cumpleaños, te hago una historia diferente, basada en los mismos protagonistas, con diferente desenlace y todas finalizadas. Ahora, confieso que ni sé cómo empezarla. Si, al menos supiera cómo, estoy seguro que sabría desarrollarla de alguna forma y terminarla (seguramente que diferente a como iba pensando porque mi cabeza divaga tanto que se va de Málaga a Malagón pero es que ahora ni eso puedo).

Y nada, a lo tonto a lo tonto, escribí un buen tocho, para nada, pero buen tocho.
Solo me queda decirte lo que no puede faltar en este día 25 de Septiembre cada año:

¡FELIZ CUMPLEAÑOS TAMARA!

Y todo lo que eso conlleva.

Ya está, me rindo un poco ante mi inutilidad.
Resultado de imagen de fin triste



miércoles, 7 de junio de 2017

El admirador de Kerouac. Nuevo libro de David Orell.

Opinión: 



Para Verónica las relaciones son de usar y tirar. Salvo por ese detalle, Sebas, un escritor a punto de sacar su primera novela, cree que es su mujer ideal, y cada noche, mientras ella duerme, él escribe una versión diferente de su historia juntos. 

Años después, y tras muchas páginas escritas, es incapaz de avanzar una sola línea más, por lo que decide llamar a Germán Vega, el hermano de Verónica, quien a esas alturas es el escritor de moda por haber escrito «El admirador de Kerouac». Necesita que le ayude a cerrar esa novela. Ambos, llevaban tiempo echándose de menos, y acaban reuniéndose un fin de semana con la intención de recuperar la complicidad que tanto les unía en el pasado. 
Pero la aparición repentina de una Verónica mucho más madura y sensata en aquel escenario, complicará la situación despertando el odio que permanecía dormido.


Esta es la sinopsis del nuevo libro de David Orell.
Pinta bien, ¿verdad?


Encima se lee fácil y rápidamente, no es un tocho de estos de cientos de miles de páginas que cuando vas por la 300 ya no sabes cómo empezaba el libro y ya ni te digo cuando llegas al final. Ya se te olvidó de qué iba la trama.
Son 75 páginas muy concentradas, eso sí. No sobra ni una, no falta ni una.
Pica la curiosidad.
Relación imposible, tormentosa... No falta nada, ¿verdad?
Bueno, faltan elfos y tal pero vamos, que la novela contemporánea puede ser tan fantástica como la de fantasía, o más.

Solo falta saber qué pasará.
Para eso solo una cosa, hay que leer el libro.

¿Dónde, cómo o cuándo?

Dónde: Donde quieras.
Cómo: Con tus ojos y previo pago comprándolo.
Cuándo: Cuando lo compres y quieras leer.

Es muy simple la cosa, mueve los ojos y las páginas y los capítulos irán pasando.

Este bonito libro está en Amazon desde hace poco pero promete estar para siempre, claro está.

ENLACE PARA AMAZON

Ahí lo tienes en versión digital y en versión papel. Ahí sigues decidiendo tú cómo te gusta leer los libros.

Yo tengo el Kindle pero nunca renuncio al tacto del papel, con eso os lo digo todo y no os digo nada.
Aunque me encanta leer en el Kindle, pesa poco, dura mucho la batería, abulta poco... Puedes llevar cientos, miles de libros dentro...

Eso a vuestro gusto.
Ya tenéis libro para empezar el veranito.

Viva la lectura.




viernes, 26 de mayo de 2017

Los Tres Mosquiteros de España. El mejor remedio antimosquitos.

Opinión: 
Bueno, mejor remedio no sé, el más natural, prácticamente sí, o uno de los más naturales. Y eficaces.

Buenas tardes España desde Una Mancha del Lugar que ya nadie quiere recordar.

Resulta que escuché este término de Los Tres Mosquiteros y bueno, mi imaginación calenturienta decidió hacer post sobre el asunto.
A mi manera, claro está, estaría bueno...

Podría ampliar esta cuestión a "Los Tres Mosquiteros Aéreos" o "Los Tres Mosquiteros Voladores", puesto que hay más "Mosquiteros" de otro tipo que no son voladores pero bueno, vayamos primero a estos, y luego, ya veremos...

Estamos en verano casi, falta un mes pero ya estamos a 40º esporádicos, se preveen tormentas, olas de calor, etc, lo típico.

En estos vericuetos, para más Inri, tenemos ya a los mosquitos dando por s..., la brasa con sus violines. Si al menos sonase Thunderstruck en vez del niiiiiiiiiiiiiiiiii niiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii niiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii niiiiiiiiii plaf (sí, lo chafé).




En fin, a falta de Thunderstruck y de imaginancia, os hablaré sobre Los Tres Mosquiteros Aéreos, o qué.

Lo primero de todo: Necesitamos protegerlos, cuidarlos, respetarlos y dejarlos en paz, aunque se nos hagan caquita encima cuando estemos en la puerta de la Iglesia (por poner un ejemplo).
Se comenta que estos animales tan necesarios para nuestra salud están descendiendo en cuanto a número y, de seguir así, nos cargaremos su útil ecosistema. Un ecosistema que va ligado al nuestro y sí, a nuestra salud.

A ver si sabéis cuál es el primero:

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.
Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres...
ésas... ¡no volverán!
Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.
Pero aquellas cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día...
ésas... ¡no volverán!

Pues sí, LA GOLONDRINA.















Hay 6 subespecies de golondrinas comunes, no os creáis que solo existen las que solemos ver y nada más.

Son aves migratorias y no paran quietas.

La golondrina es un animal insectívoro, es muy voraz con ellos. Durante la primavera y en épocas de cosecha, se convierten en un aliado indispensable de los granjeros ya que la presencia de estas aves ayuda a controlar la presencia de insectos dañinos para las cosechas.

Pero bueno, en la ciudad también son imprescindibles, no os creáis que ellas vuelan por volar cuando las vemos.
En realidad, o están cazando bichitos, o es que llevan material para los nidos.

Todos sabemos que es una especie muy protegida, ¿verdad?
Pues eso, a protegerlas.
Yo creo que por mi casa tengo 50 subespecies...

Vayamos a otro de Los Tres Mosquiteros.

Aquí ya lo siento, no tengo fotos hechas de ellos (más quisiera) y las tengo que coger de Internet, espero que nadie se ofenda y, si molesto, las quitaré gustosamente pero es que no sé cómo "cazarlos" fotográficamente.

Siguiente Mosquitero:

EL VENCEJO.

Ya, algunos diréis: ¿Qué leches es eso?
Tal vez no... No sé.

Resultado de imagen de vencejo
Quién pudiera, qué envidia me da quien haya captado a tal maravilla Mosquitera así.

Jo, la verdad es que antes me encontraba más de estos animalitos cuando son bebés, intentaba cuidarlos y muchas veces lo conseguía y podían marcharse libremente junto a sus padres pero, seguramente, no verlos de esa forma, puede ser un mal síntoma.

Como algunas imágenes son de un sitio y con el tema de cómo cuidad a un vencejo si nos lo encontramos, voy a enviaros a esa página porque puede seros de mucha utilidad si algún día tenéis que ayudar aun bichito de estos a sobrevivir.

http://www.manresaportal.com/es/blog/cosas-de-manresa-portal/vencejo_1

También aprovecho por dar las gracias al autor de la página por las imágenes.

Chicos y chicas, yo no sé mucho sobre estos animalitos y lo tengo que coger de la Wikipedia.
Pero solo un trozo, ¿eh? Si queréis saber más sobre ellos, a ella de cabeza o a páginas como las del amigo de las fotos.

Os pego un trocito:

"Desde los mismos orígenes de la zoología se sospechaba lo que a finales de la década de 1960 se constató que los vencejos pasan la mayor parte de su vida en el aire comen, duermen y copulan volando.
Únicamente se posan para poner los huevos, incubarlos y criar a sus polluelos.
Permanecen en vuelo ininterrumpido durante nueve meses al año.
Las crías abandonan el nido una mañana volando súbitamente, sin necesidad de aprendizaje previo, y no retornan a él jamás. De noche, estas aves se elevan hasta los 2.000 m de altura y allí duermen, volando.
Resultado de imagen de vencejoDurante el sueño el aleteo se reduce de los habituales diez movimientos por segundo a tan sólo siete. Debido a sus extraños hábitos aéreos, aún se desconocen muchísimas cosas de la vida de estas aves. Anidan en riscos elevados y paredes verticales desde los que reemprenden el vuelo.
Resultado de imagen de vencejo




A causa de su especial morfología alar y sus cortas patas, si caen al suelo experimentan gran dificultad para remontar el vuelo, y necesitan hacerlo desde un sitio elevado.
Es un ave migratoria que a mediados de la primavera boreal (otoño austral) aparece por casi toda Europa, norte de África y Asia Central, mientras que en el invierno boreal (verano austral) se le encuentra en el sur de África.
 En el campo, anida gregariamente en taludes pero está especialmente adaptado a los asentamientos humanos.
Forma sus nidos bajo cornisas y aleros de edificios y casas.
Suele ser fiel a su lugar de anidamiento, vuelve a él y lo reconstruyen cuando hace falta.

Curioso animalito, la verdad, no me acordaba de que duermen volando, todavía me parece increíble eso.

Y vayamos con el Tercer Mosquitero:

EL AVIÓN COMÚN.


Resultado de imagen de el avión común

Tengo que intentar "cazar" al vuelo a estos animalitos y a los Vencejos pero es que, de momento, no me pidáis peras porque soy un mal Olmo.

Tendré que conformarme con googlear y pedir permiso para coger imágenes de otros compañeros, siento no poder poner de las mías como hice con las golondrinas pero es que con ellas lo tengo más fácil, les gusta ese lugar desde hace mucho tiempo y no faltan a la cita.

También tendré que recurrir a la Wikipedia para poneros un trocito sobre el Avión Común porque no sé nada sobre él, solo distinguirlo de las Golondrinas y Vencejos.

Doy pena, lo sé.
Resultado de imagen de el avión común


Como vemos en esta imagen, el Avión Común tiene más relación con las Golondrinas que con los Vencejos (a mi entender) pero no me hagáis mucho caso.

Resultado de imagen de el avión común

Qué pena el otro día cuando fui a correr.
Había llovido recientemente y había decenas de Golondrinas o Aviones cogiendo barro.
Pensé en que, cuando llegase a mi casa, volvería con la cámara y capturaría tan bella imagen pero es que luego me dio la caraja y, después de la caraja, se me olvidó por completo.
Perdí unos buenos momentos y buenas fotos, mea culpa.

El género Delichon evolucionó separándose recientemente del género de la golondrina común, Hirundo, y sus tres miembros tienen una apariencia similar, con las partes superiores negras, en contraste con su obispillo blanco y partes inferiores blanquecinas.
En el pasado se consideró que el avión común pertenecía a la misma especie que el avión asiático (D. dasypus), que cría en las montañas de Asia Central y Oriental e inverna en el sur de Asia, y que se parece mucho al avión nepalí (D. nipalense), un residente de las montañas del sur de Asia. Aunque los tres aviones del género Delichon son de apariencia similar, solo D. urbicum tiene el obispillo y las partes inferiores de color blanco puro.
El avión común tiene dos subespecies regionales reconocidas, la subespecie nominal, D. u. urbicum, que vive en Eurasia occidental, y la oriental, D. u. lagopodum, que fue descrita por el zoólogo alemán Peter Simon Pallas en 1811. Se han descrito otras razas, como meridionalis alrededor del Mediterráneo, pero las diferencias de la nominal son variaciones graduales, y por ello probablemente inválidas.

Anda leches, pues no iba yo desencaminado, es una variante de las Golondrinas, bueno, se ve a simple vista digo yo, no es que yo sea excesivamente inteligente.

Y nada, mis queridos amigos lectores, que a lo que yo venía es a recordaros que hay que proteger a estos Mosquiteros, que es por ellos y por nosotros, de verdad, no hacen ningún mal (salvo la cagadilla reglamentaria pero no os quejéis, imaginad que las Avestruces volasen e hicieran nidos en las Iglesias...).

Hay más bichos Mosquiteros, cierto es, yo por aquí también tengo día sí y día también a uno de ellos.


O varios...


En fin, que os dejo en paz por hoy.

Cuidad a los Mosquiteros por favor.

lunes, 15 de mayo de 2017

Relato. El terrible ataque del espolón fantasma.

Opinión: 
Hola a todos desde el más allá de acá.

Que pensaba yo que os tenía bastante abandonado, aparte de avisos de virus, de recopilación de relatos cortos para eventos y tal, poco más sale de mi coco a mis dedos y por ende, a vuestra pantalla.

Hablando de relatos de eventos, que no se nos ha olvidado la recopilación de relatos para San Valentín, lo que pasa es que no me aclaro ahora cómo maquetarlo para que todos los relatos luzcan igual y, aparte de eso, viva la vagancia.
Pero que pronto os lo postearé para su descarga directa, tranquilos.

Que no venía yo a esto ahora, ahora vengo a traeros un relato tan real como la vida misma.

Si, es que a veces, lo que a mí me pasa parece de ficción pero no lo es, claro que no, tal vez lo parezca por los adornos (tal vez no haya adornos, tal vez sea así realmente todo...).
Que me dejo de rollos y vayamos al relato maldito.


Resulta que un personaje, es decir yo, es aficionado de pacotilla al running y bueno, ha dejao de mirar los culos de las runnidoras en la televisión y se ha puesto a mover el suyo ahí, por los campos de Dios y por donde haga falta.



Podría ser cualquier ruta pero esta me gusta, hay un tramo muy interesante cuando hace calor porque es un camino que no es muy ancho y que hay árboles a ambos lados y da la sombra. Qué sombra más simpática es a esas alturas.
También es interesante porque no hay nada llano prácticamente, hay altibajos muy guapos y no es para nada monótona, se hace bien pero, de esto tampoco era el relato, solo es la intro.

El personaje empieza su trote denigrante durante un rato hasta que llega la primera cuesta abajo y, a los pocos pasos, nota un fuerte pinchazo en el talón.
Pero no hace caso y sigue adelante como un vigilante de la playa pisoteando medusas sin inmutarse.

Bueno, pues parece que ahora no pincha nada y estamos en llano o casi, bien, habrá sido una falsa alarma, alguna piedrecita que se ha colado entre el calcetín y el talón y ya está amoldada y no molesta. Perfecto.

Siguiente cuesta abajo y ya habiéndose olvidado el personaje del pinchazo, otro.
Y otro.
Ya empezamos a cojear como un perrillo pequeño cuando le miras y finge estar herido por algo inexistente.

Maldita sea, habrá que parar el trote cochinero y quitar la piedra o lo que se haya metido en la zapatilla.

Dicho y hecho.
El personaje se sienta en una piedra para estar lo más cómodo posible y se quita zapatilla y calcetines, los pone todos al revés, los hurga bien hurgados y bueno, sale alguna piedrecilla no más grande que cualquier mota de polvo y piensa que se está volviendo más sensible que la princesita a la que le ponen una lenteja bajo el colchón y, al acostarse no puede dormir porque nota algo raro.
Y bueno, sí, debe ser eso, el caso es que tiene en el talón como un agujerito y sangre en la plantilla y calcetín, no mucha, también hay que reconocer.

En fin, que no podemos estar tanto tiempo parados porque nos enfriamos, piensa el personaje para él mismo, se calza de nuevo sus artilugios y, con la esperanza de haberse librado de la piedra torturadora, sigue su carrera hacia ninguna parte.

Olvidado ya el incidente o incidentes y siendo medio llano, cuesta arriba, todo va bien, ni siquiera se nota el pinchazo pero en su mente empieza a rondar un pensamiento único:

A que voy a tener un famoso espolón de esos en el pie.
A que voy a tener que ir al matasanos a que me mande a rayos x para detectarlo mejor.
A que...

Con tanto a que, llegamos a una cuesta abajo y zas, de primeras un pinchazo, luego otro y otro.

Que yo sigo aunque reviente, zas, otro.

Me paro y se para el personaje porque ambos somos una persona, me quito de nuevo la zapatilla, estaba vez más cabreado que un gato cuando le metes dentro de un saco y, con la única intención de encontrar una piedra del tamaño de Gibraltar.

Pero nada, esta vez no sale ni polvo.

Al matasanos habrá que ir, qué remedio.
El personaje se da cuenta de que sus zapatillas están pidiendo otras, se están desgastando pero todavía hay bastante dibujo y, entre el barro acumulado del camino, ve como algo que no le cuadra en una zona casi limpia donde se ve bastante bien la goma de la suela.

Uhmm, ¿esto qué leche es?
El personaje tira.
Tira.
Tira y claro.

El maldito espolón fantasma sale a la luz.


No sin antes dejar un reguero de víctimas durante su imperio de terror y destrucción.




Pero bueno, el personaje está contento de que no se hayan salido las tripas por ahí.

Y lo más importante.

Nueva aventura sin tener que ir al matasanos.


ASÍ FUE Y ASÍ OS LO CONTÉ.